• 18
  • Dic
Foto

Aprende más sobre la quiropráctica y sus tratamientos.

La quiropráctica es la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de desórdenes del sistema músculo-esqueletico, y los efectos de estos desórdenes sobre el sistema nervioso y la salud general, con énfasis en el tratamiento manual, incluida la manipulación.
El quiropráctico recibe el titulo de “Doctor en Quiropráctica” tras completar una carrera de un mínimo de 6 años en la universidad.
La profesión quiropráctica fue fundada en 1895 en los EE.UU. y está establecida ahora en 70 países. Las asociaciones de quiropráctica nacionales de estos países son miembros de la Federación Mundial de Quiropráctica (WFC) con relación oficial con la Organización Mundial de la Salud.
La quiropráctica está regulada por los gobiernos de Canadá, EE.UU., Costa Rica, México, Panamá, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Suiza, Reino Unido, Australia, Hong Kong, Nueva Zelanda, Chipre, Irán, Arabia Saudita, Nigeria, Sudáfrica y Zimbabue. En muchos otros países simplemente esta legalizada y reconocida sin regulación específica aún, pero la lista crece a medida que los gobiernos actualizan sus legislaciones sanitarias.
Mitos y Seguridad del tratamiento Quiropráctico
Muchos mitos, creencias y mentiras existen sobre la quiropráctica. Muchas personas creen que “Te pueden partir la espalda, dejar paralítico y hasta matar”. Todo esto, es el producto de una ignorancia y desconocimiento total hacia lo que la quiropráctica puede ofrecer
La quiropráctica está reconocida como uno de los tratamientos más seguros, conservadores, y no invasivos para la columna. Durante los últimos 25 años han habido cinco investigaciones gubernamentales formales sobre la quiropráctica, encontrándola segura y eficaz (1, 2, 3, 4, 5). Basados en los resultados de más de 85 países sobre la seguridad y eficacia de la quiropráctica, ninguna otra profesión puede demostrar mayor seguridad o efectividad sobre el tratamiento de lesiones mecánicas de la columna.
Así por ejemplo:
Las guías clínicas nacionales de EE.UU., GB, Dinamarca, Suecia y Nueva Zelanda elaboradas por paneles multidisciplinarios y llevada a cabo por sus respectivos gobiernos, recomiendan como primera línea de tratamiento, el tratamiento quiropráctico entre otras razones porque en comparación con cualquier medicación, incluido los anti-inflamatorios y analgésicos que no necesitan receta médica, tiene muy pocos riesgos y efectos secundarios.
•El estudio de Manga menciona: “No existe ningún estudio científico que demuestre o incluso sugiera que la manipulación quiropráctica espinal no sea segura en el tratamiento del dolor lumbar.”
•En el estudio de RAND se aportaron estadísticas sobre la aplastante seguridad de la manipulación frente a los tratamientos médicos convencionales para el dolor de cuello:
El quiropráctico recibe el titulo de “Doctor en Quiropráctica” tras completar una carrera de un mínimo de 6 años en la universidad.
Comparación del riesgo de complicación seria
 

TRATAMIENTO

RIESGO POR MILLÓN

Anti-inflamatorio no esteroideo (sin receta

medica, por ejemplo: aspirina)

1,000

3,200 (en mayores de 65 años)

Cirugía cervical

15,600

Manipulación cervical

0.5-1

Las aseguradoras del los EE.UU., basadas en la extensa información que van reuniendo de sus bases de datos, también aportan sus estadísticas:
Comparación de riesgos (año 2001)
 

Complicación grave por anti-inflamatorios no esteroideos

40,000 por millón

Muerte por anti-inflamatorios no esteroideos

4,000 por millón

Complicación grave por manipulación

1-2 por millón

La manipulación según la evidencia científica es más segura que los tratamientos convencionales para los dolores de espalda que consideramos “seguros” como los tan usados anti-inflamatorios.
Hay que tener en cuenta que siempre estamos hablando de un tratamiento manipulativo realizado sólo por Doctores en Quiropráctica. La manipulación también tiene contraindicaciones como las fracturas, riesgo de fractura, inestabilidad espinal, tumor, etc. que un Doctor en Quiropráctica dado el nivel de educación universitaria que recibe puede reconocer con toda fiabilidad. La manipulación en manos de no profesionales no sólo no es eficaz sino que puede ser contraproducente.